Cómo relacionarse correctamente con personas con discapacidad

Cómo relacionarse correctamente con personas con discapacidad

La Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas (ANAP) ha elaborado, con la colaboración del Comité de representantes de personas con discapacidad de Navarra (CORMIN), un manual de buenas prácticas que recoge una serie de consejos para interactuar con las personas con discapacidad.

El objetivo de esta iniciativa es ofrecer a la ciudadanía un conjunto de recomendaciones que faciliten el acceso de las personas con discapacidad sensorial, motora, intelectual o con enfermedad mental a determinados entornos, bienes o servicios que deben de estar también a su disposición. De este modo la ANAP pretender garantizar la participación de estos ciudadanos en igualdad de condiciones que el resto.

Como consejos generales, la ANAP pide que se preste una especial atención a la persona y no a su discapacidad; que se hable directamente con ella y no con su acompañante; y que se trate a los adultos como adultos.

Personas con discapacidad intelectual

Respecto a las personas con discapacidad intelectual o con trastornos del desarrollo, la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas recuerda que pueden tener algunas dificultades para expresarse, aunque ello no significa que sean incapaces de comunicarse.

Por este motivo recomienda dirigirse a ellas de acuerdo a su edad cronológica, evitando infantilizar el lenguaje si no es un niño y mostrando respeto ante sus opiniones. Para ello es conveniente emplear frases cortas, claras y sencillas.

La ANAP también pone de manifiesto que estas personas pueden tener dificultades para centrar su atención o bien mostrar interés por objetos que generalmente pasan desapercibidos. Es aconsejable reducir en las conversaciones la estimulación sensorial, las interrupciones y dar una mayor importancia a la comunicación no verbal como gestos, sonrisas o miradas.

Personas con discapacidad visual

Este manual de buenas prácticas también recoge pautas específicas en cuanto a las personas con discapacidad visual. De este modo, la ANAP recomienda hablarles mirando a la cara y dirigirse directamente a ellas y no a su acompañante.

Asimismo, pide sustituir durante las conversaciones términos como “aquí”, “allí”, “esto” o “aquello” por otros más orientativos como “a tu izquierda”, “detrás de ti”… También recuerda que pueden emplearse sin problemas las expresiones “mirar” o “ver” ya que las personas con discapacidad visual las utilizan habitualmente en sus conversaciones y no las consideran palabras tabúes.

Ante un riesgo, como obstáculos en la ruta de una persona con discapacidad visual, la ANAP recomienda no avisarles con exclamaciones que puedan provocarles ansiedad, como “¡ay!” o “¡cuidado!”, sino con otras más informativas como “¡alto!”. Posteriormente es necesario explicarles verbalmente el peligro o ayudarles para que puedan evitarlo.

Si solicitan ayuda es conveniente situarse delante de ellas (a un paso más o menos), en el lado contrario al bastón o al perro guía, si los hubiera; y ofrecerles el brazo para que se agarren a él. La ANAP recuerda que es “imprescindible” que las personas con discapacidad visual “sientan que están gestionando la ayuda prestada y no que se tira de ellas”.

El manual de buenas prácticas también ofrece consejos ante situaciones de la vida cotidiana de las personas con discapacidad visual como atravesar lugares estrechos o puertas, tomar ascensores y caminar por escaleras o rampas.

Personas con discapacidad auditiva

En cuanto a las personas sordas o hipoacúsicas, se recomienda facilitarles ayudas que complementen, aumenten o supongan una alternativa al lenguaje verbal. Para ello es conveniente evitar hablarles sin que nos miren, avisarles cuando queramos conversar con ellas y vocalizar bien, sin exagerar ni elevar el volumen de voz. En el caso de que no comprendan el mensaje es necesario repetírselo ayudándonos de gestos naturales que sirvan de apoyo, pero sin sobre actuar.

La ANAP también aconseja hablar a las personas con discapacidad auditiva de frente, con la cara bien iluminada y de cerca, para facilitarles la lectura de los labios. Es necesario también ofrecerles información complementaria sobre cualquier estímulo auditivo (músicas de fondo, mensajes por megafónia, etc.), para que puedan entender las reacciones de otras personas y adecuar su comportamiento de un modo eficaz.

Personas con discapacidad motora

Según la Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas, las personas con discapacidad motora presentan una alteración en la marcha y suelen requerir ayuda para su desplazamiento, su capacidad manipulativa o circunstancias propias de su autocuidado.

Por este motivo la ANAP recomienda poner las cosas a su alcance y colaborar en sus desplazamientos en silla de ruedas una vez lo hayan solicitado. En este último caso, para subir un escalón será necesario poner de frente a ellas la silla, de manera que se eleven primero las ruedas delanteras y luego las traseras. Para bajar el escalón es conveniente colocar la silla de espaldas, de manera que bajen primero las ruedas traseras. En el caso de una rampa, la silla de ruedas deberá estar de frente a ella cuando se vaya a subir, mientras que para bajar irá de espaldas a la rampa.

En cuanto a situaciones relacionadas con la manipulación de determinados objetos o prendas es aconsejable respetar la iniciativa y el ritmo de las personas con discapacidad, sin interferir.

Si tienen alterada su capacidad verbal es recomendable escucharles sin prisa y hasta el final, aunque se intuya lo que quieren decir. Es necesario evitar completar sus frases o terminar sus mensajes.

Respecto a los baños adaptados, es conveniente conocer su ubicación para poder orientar a quien pregunte por ellos y describir claramente el itinerario a seguir para llegar.

Personas con enfermedad mental

Finalmente, en cuanto a las personas con enfermedad mental la ANAP recomienda tratarlas de igual a igual, de forma natural y con respeto y discreción. En este sentido, también es aconsejable dirigirse a ellas de acuerdo a su edad cronológica, evitando infantilizar nuestro lenguaje si no es un niño y mostrando respeto ante sus opiniones.

Más información

Manual de Buenas Prácticas

FUENTE: Europa Press (23/08/2013)

Anuncios

Salir de la rutina depende del cerebro

Una región del córtex es la que provoca cambios divergentes de pensamiento y comportamiento


Una región del cerebro conocida como corteza cingulada posterior es la que provoca cambios en las rutinas de comportamiento, llevando a los sujetos a explorar nuevas opciones divergentes, ha descubierto un estudio. Si se estimula esa zona cerebral, el sujeto abandona sus rutinas y explora nuevas opciones. Y si se suprime la actividad en esa área del cerebro, el sujeto queda atado a la rutina, sin posibilidad de imaginar una salida.





Foto: Lauren Brent. UNIVERSITY OF PENNSYLVANIA

Foto: Lauren Brent. UNIVERSITY OF PENNSYLVANIA
Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que una región específica del cerebro está relacionada con los cambios en el comportamiento. Se trata de la corteza cingulada posterior, que registra una actividad neuronal mayor cuando se va a cambiar una rutina y a seguir un comportamiento divergente. Los resultados se publican en la revista Neuron.

El cíngulo se encuentra cerca de la mitad de la corteza del cerebro. Su lado posterior, llamado corteza cingulada posterior, también forma el lóbulo límbico superior. El cíngulo posterior está situado a lo largo de la red neuronal que controla el cerebro cuando el cuerpo y la mente están en reposo.

Escáneres cerebrales realizados con anterioridad han demostrado que los nervios de la corteza cingulada posterior se desactivan mientras que una persona realiza una tarea, pero se reactivan cuando se ha completado la tarea.

“Los circuitos de nuestro cerebro que nos permiten enfocarnos en una tarea en particular, especialmente una tarea que conduce a la recompensa, son bien conocidos”, explica Michael Platt, uno de los investigadores, en un comunicado de la Universidad de Pennsylvania. “Estos circuitos evolucionaron muy pronto en la historia de la vida en este planeta”.

Lo que está menos establecido es qué factor desencadena una reacción en el cerebro que provoca que las personas abandonen una rutina, especialmente cuando hacerlo plantea riesgos potenciales. Para profundizar en este conocimiento, el equipo investigador desarrolló dos experimentos diferentes.

En el primer experimento, Platt y sus colegas observaron los comportamientos de búsqueda de alimento de los macacos rhesus, una especie de primate no humano que los investigadores han estudiado tanto en el laboratorio como en la naturaleza.

Dos opciones

Los animales tenían la opción de cosechar una recompensa de jugo que se agotaba con el tiempo. En ese momento, el experimento permitía a los macacos acudir a un nuevo punto de recompensa de jugo, una opción que, aunque requería más tiempo y energía, ofrecía una recompensa mayor.

“Imagina que estás recogiendo bayas en un árbol”, explica Platt. “Al principio es fácil, pero después de un tiempo tienes que escalar más y más lejos en las ramas más débiles para obtener las bayas, la mayoría de las cuales probablemente no estén maduras. En algún momento, tiene sentido tomarse el tiempo y la energía para ir al siguiente árbol”.

Para entender el segundo experimento, hay que imaginarse a un comerciante que va de puerta en puerta, interactuando con la gente con la esperanza de concretar una venta. No todo el mundo compra, aunque existe un patrón ideal para el éxito. Una vez que el vendedor entiende esto, sigue ese patrón hasta que deja de funcionar y necesita entonces un cambio de comportamiento para continuar con las ventas.

Los monos en el experimento del vendedor ambulante tenían la opción de visitar seis ubicaciones diferentes, dos de las cuales contenían recompensas, una grande y otra pequeña. Los puntos de recompensa fueron asignados al azar, y cambiaron cada vez que se ejecutó el experimento.


Rompiendo rutinas

Lo que ocurre naturalmente en esta situación, es que estos y otros animales van de punto en punto, explorando cada opción. Sin embargo, en algún momento y sin saberse por qué, algunos se separan del grupo para explorar algo nuevo que podría ser mejor. Y esto ocurrió también en el experimento: unos macacos rompieron la rutina y exploraron nuevas opciones.

Lo realmente importante de esta investigación es que, además de observar el comportamiento de los macacos en ambos experimentos, los científicos registraron también su actividad cerebral, especialmente la corteza cingulada posterior.

Observaron que poco antes de que los macacos rompieran esa rutina, la actividad neuronal en esa región del cerebro alcanzó un nivel máximo y a continuación se desencadenó el cambio de comportamiento. Así se comprobó la relación directa que existe entre la corteza cingulada anterior y la generación de un pensamiento o acción divergente del sujeto.

Hasta tal punto esto es así, explica Platt, que si se estimulara exógenamente esa región cerebral, el sujeto abandonaría sus rutinas y exploraría nuevas opciones. Y al revés, si se pudiera suprimir la actividad de la corteza cingulada anterior, el sujeto quedaría atado a la rutina, sin posibilidad de imaginar una salida.

“Las personas que tienen más actividad allí tienen más divagaciones mentales, y tienden a ser más creativas”, según Platt. “Eso sugiere que la capacidad de ser más creativo evolucionó para un propósito muy específico, que es permitir buscar comida de manera eficiente en un paisaje que siempre está cambiando”.




Miércoles, 8 de Noviembre 2017
Redacción T21


Nota



 

 

Modelizar las interacciones sociales mejora las decisiones colectivas

Modelizar las interacciones sociales mejora las decisiones colectivas

Se puede predecir el rendimiento de un grupo humano en relación con la cantidad y la calidad de la información intercambiada entre sus miembros


Un grupo de personas puede aumentar colectivamente su rendimiento y la precisión de sus opiniones gracias a la información social, ha descubierto un estudio que ha modelizado las interacciones sociales. El modelo predice el rendimiento de un grupo humano en relación con la cantidad y la calidad de la información intercambiada entre sus miembros.




Dispositivo experimental utilizado en la investigación para analizar el impacto de la información social sobre el rendimiento de grupos en tareas de valoración colectiva. © Guy Theraulaz, CNRS

Dispositivo experimental utilizado en la investigación para analizar el impacto de la información social sobre el rendimiento de grupos en tareas de valoración colectiva. © Guy Theraulaz, CNRS
Modelizar las interacciones sociales puede mejorar la toma de decisiones colectivas, ha descubierto un estudio realizado conjuntamente en Francia y Japón del que se informa en un comunicado.

El estudio demuestra  cómo un grupo de personas puede aumentar colectivamente su rendimiento y la precisión de sus opiniones, gracias a la información social. El modelo se basa en algoritmos que ayudan a la toma de decisiones. Los resultados se publican en PNAS.

La digitalización de la sociedad ha aumentado la interacción entre personas. Las redes sociales se han convertido en una fuente importante de información sobre las que decidimos si las tenemos en cuenta o no.

Además, numerosas sitios de venta por Internet utilizan ampliamente sistemas de reputación que permiten a sus clientes aprovecharse de las opiniones  de otros clientes para realizar sus propias opciones de compra.

La cantidad de información a la que estamos sometidos es tan importante que nos obliga a tratarla correctamente y a discriminar las noticias falsas que en ocasiones son difíciles de detectar.

Estas evidencias han animado a la comunidad científica a desarrollar herramientas para apoyar la inteligencia colectiva, con la finalidad de favorecer el tratamiento de la información y la toma de decisiones en un grupo a través de sus interacciones sociales (intercambio de información).

Impacto de la información social

Este grupo de investigación, que agrupa a científicos del CNRS,  del Inra y de la Universidad de  Toulouse, se ha concentrado en el impacto de la información social, es decir, en la manera en que nuestras actitudes y comportamientos se ven afectados por lo que hacen los demás, con la finalidad de determinar en qué condiciones esta información social puede aumentar la eficacia de las decisiones colectivas.

La investigación implicó a 186 personas de Francia y 180 de Japón. Cada participante debía estimar algunos parámetros, como la edad de Gandhi cuando murió o el número de estrellas de nuestra galaxia, especificando su grado de certeza en la respuesta proporcionada.

A continuación, se les dio a conocer lo que pensaban los demás participantes (información social) sobre estas cuestiones y, con esa nueva información adicional, debían responder de nuevo a las preguntas iniciales.

Una de las originalidades de este estudio reside en la introducción de agentes virtuales controlados por los investigadores, sin el conocimiento de los participantes, que daban sistemáticamente la respuesta correcta. Estos agentes, cuyo número variaba durante el experimento, influyeron en la información social transmitida a los participantes.

Esta investigación demostró cómo la información social lleva a un grupo a aumentar colectivamente su rendimiento y la precisión de sus estimaciones. Y permitió además medir con precisión la sensibilidad de los participantes a la información social.


Cinco perfiles

De esta forma, los investigadores identificaron cinco perfiles independientes del sesgo cultural de cada país. En Francia, el análisis de 11.000 respuestas mostró que el 29% de los voluntarios no cambiaron su opinión, que el 4% siguió fielmente la información social recibida, y que el 59% concilió su opinión con la de los demás.

Además, el 6% de los participantes amplificó la información social recibida pensando que el resto del grupo, al igual que ellos, había subestimado la respuesta inicial. Finalmente, el 2% terminó por contradecir su postura inicial con la del grupo, sin poder argumentarlo.

Otro dato relevante del estudio es que cuánto más alejada está una persona de la información social, más sensible es a esta información. Otro resultado: el rendimiento de un grupo puede ser mejorado gracias a una cantidad limitada de información incorrecta.

Por último, los investigadores desarrollaron un modelo matemático basado en estas experiencias que reproduce fielmente los mecanismos de sensibilidad a la información social observados experimentalmente, y que predice el impacto el rendimiento de un grupo humano en relación con la cantidad y la calidad de la información intercambiada entre sus miembros.

Esta comprensión de los procesos que rigen la influencia de la información social sobre las decisiones individuales y colectivas abre nuevas perspectivas, ya que algoritmos personalizados podrían desarrollarse con la finalidad de anticipar los diferentes tipos de repuestas, según la forma de las informaciones sociales recibidas, y de esta forma contribuir a mejorar la cooperación y la colaboración a escala grupal.


Referencia

How social information can improve estimation accuracy in human groups. Proceedings of The National Academy of Sciences USA (presse). DOI:www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1703695114


Martes, 7 de Noviembre 2017
Redacción T21



Nota

 

 

La genética desmiente que el color de la piel determina una raza

El color blanco de la piel viene de África y la pigmentación es una adaptación al entorno

 

Una investigación ha descubierto que la piel blanca tiene un origen africano y que el color de la piel responde a una adaptación al entorno. La genética refuta así la noción de raza basada en la biología y establece que la mayoría de las variaciones genéticas asociadas al color de la piel aparecieron hace más de 300.000 años, algunas incluso hace un millón de años. La versión más antigua de estas variantes genéticas es la de una piel blanca.



http://www.facebook.com/plugins/like.php?href=http%3A%2F%2Fwww.tendencias21.net%2FLa-genetica-desmiente-que-el-color-de-la-piel-determina-una-raza_a44219.html&layout=button_count&show_faces=false&width=100&action=like&colorscheme=lighthttp://platform.twitter.com/widgets/tweet_button.html?url=http%3A%2F%2Fxfru.it%2FjWOq2J&counturl=http%3A%2F%2Fwww.tendencias21.net%2FLa-genetica-desmiente-que-el-color-de-la-piel-determina-una-raza_a44219.html&text=La%20gen%C3%A9tica%20desmiente%20que%20el%20color%20de%20la%20piel%20determina%20una%20raza&count=horizontal

 


Investigadores de la Universidad de Pensilvania han identificado los genes implicados en las diferentes tonalidades del color de la piel de 1.600 africanos y descubierto que la variabilidad genética asociada a una piel blanca o negra están presentes tanto en África como en otras poblaciones del mundo, lo que significa que la piel blanca tiene un origen africano y que la genética refuta la noción de raza.

Se entiende como raza cada uno de los cuatro grandes grupos étnicos en que se suele dividir la especie humana teniendo en cuenta ciertas características físicas distintivas, como el color de la piel, que se transmiten por herencia de generación en generación. Esta noción queda cuestionada con los resultados de la nueva investigación.

Todos los grupos humanos (las cuatro razas existentes son blanca o caucásica, negra o negroide, amarilla  o mongoloide y cobriza) manifiestan una amplia gama de colores de la piel. Hasta ahora se sabía poco de los genes vinculados a la pigmentación de la piel, salvo en el caso de las poblaciones europeas. Sin embargo, en África no todos los habitantes tienen el mismo color de piel y el origen genético que explica esta diversidad ha sido el objeto de esta investigación.

Para lograrlo, los investigadores usaron un medidor de color para establecer la reflectancia (capacidad de un cuerpo de reflejar la luz) de la piel de más de 2.000 africanos de poblaciones étnica y genéticamente diversas, tomando una muestra la parte interna de sus brazos, donde la exposición al sol es mínima.

Las mediciones se utilizan para inferir los niveles de melanina en la piel. La melanina es el pigmento oscuro que se encuentra en algunas células del cuerpo de los mamíferos y que produce la coloración de la piel, el pelo y los ojos. A través de estas mediciones, los investigadores determinaron que la piel más oscura correspondía a una población del África Occidental y la más clara a un grupo de cazadores-recolectores (bosquimanos) del África Austral.

Cuatro variantes genéticas

Además, los investigadores obtuvieron información genética de casi 1.600 africanos, examinando más de 4 millones de polimorfismos de un solo nucleótido en el genoma, lugares donde el código de ADN puede diferir en una “letra”. A partir de este conjunto de datos, los investigadores pudieron hacer un estudio de asociación genómico y encontró cuatro áreas clave del genoma donde la variación se correlacionaba estrechamente con las diferencias de color de la piel.

La primera zona se encuentra en torno al gen denominado SLC24A5, que posee una variante conocida por desempeñar un papel importante en la claridad de la piel de las poblaciones europeas y del sur de Asia.

Una variante genética es un gen que es esencialmente igual que otro,  pero que posee diferencias debidas a mutaciones. En este caso, la variante del SLC24A5 apareció hace más de 30.000 años y se encuentra en las poblaciones etíopes y de Tanzania que tienen ancestros en el sur de Asia y en el Medio Oriente. Se cree que esta variante fue importada de esas regiones africanas.

Una segunda zona del genoma identificada por los investigadores contiene el gen MFSD12, asociado también a la pigmentación de la piel. Los investigadores descubrieron que mutaciones relacionadas con este gen, asociadas a una pigmentación oscura, son frecuentes en las poblaciones subsaharianas, pero no en los bosquimanos de piel más clara.

Estas variantes están presentes asimismo en poblaciones indias, de Australia y Malasia que tienen también una piel oscura y se han encontrado ahora en África. Los investigadores consideran que esos grupos humanos heredaron esos genes de poblaciones llegadas de África.

En los bosquimanos, las variantes genéticas han sido más frecuentes y muestran los mismos genes vinculados al color de la piel, de los ojos y de los cabellos que se encuentran en las poblaciones europeas.


Variaciones de hasta 1 millón de años

En este estudio, la mayoría de las variaciones genéticas asociadas a una piel blanca o negra han aparecido hace más de 300.000 años. Algunas incluso aparecieron hace un millón de años, mucho antes de la aparición del hombre moderno. Y un detalle: la versión más antigua de estas variantes genéticas es la de una piel clara.

Sarah Tishkoff, una de las investigadoras, explica en un comunicadoque es lógico que el color de la piel en los ancestros de los humanos modernos haya podido ser relativamente blanca y que es probable que cuando perdimos los pelos que cubrían nuestro cuerpo, y salimos de los bosques para ir a la sabana, necesitáramos una piel más curtida.

En consecuencia, puede que el color de la piel esté relacionado con una adaptación al entorno, por lo que no puede decirse que exista una raza africana. “Nosotros demostramos que el color de la piel es muy variable en el continente africano y que todavía está evolucionando. Además, en la mayor parte de los casos, las variantes genéticas asociadas a la piel blanca han aparecido en África”.

Es decir, el estudio refuta categóricamente la noción de raza y demuestra una diversidad pigmentaria en el mismo seno de las diversas poblaciones africanas, donde las variantes genéticas responsables de una piel blanca aparecieron por primera vez.

Aunque el término raza es utilizado para hacer definir grupos con características hereditarias comunes, muchos científicos evolucionistas y sociales opinan que a la definición común de raza, o a cualquier definición de raza relativa a los humanos, le falta rigor y validez taxonómica. Argumentan que son imprecisas y arbitrarias, y que las razas observadas varían según la cultura examinada.

El nuevo estudio reafirma además lo que apuntan otros avances de la genética, según los cuales las diferencias genéticas entre grupos son biológicamente insignificantes,​ en el sentido de que existen variaciones genéticas en el interior de los grupos denominados razas y de que los rasgos raciales se solapan sin fronteras diferenciadas.


Referencia
Loci associated with skin pigmentation identified in African populations. Science, 12 Oct 2017:eaan8433. DOI: 10.1126/science.aan8433

fuente Revista 21

Clare Hollingworth

HOMENAJE DE GOOGLE

Clare Hollingworth, la periodista que dio la primicia sobre el inicio de la segunda guerra mundial

La británica se aventuró en la frontera polaco-alemana y descubrió tanques germanos preparados para el ataque

0

Clare Hollingworth, la periodista que dio la primicia sobre el comienzo de la segunda guerra mundial

Clare Hollingworth, la joven periodista que dio la primicia sobre el comienzo de la segunda guerra mundial / ARCHIVO

Clare Hollingworth fue una periodista británica especializada en la cobertura informativa en las zonas de guerra. Nacida en Leicester el 10 de octubre de 1911, tenía 27 años cuando dio la primicia del comienzo de la segunda guerra mundial en el ‘Daily Telegraph’. Esta noticia definió su carrera profesional, en la que trabajó como corresponsal en el extranjero durante más de medio siglo cubriendo conflictos en Europa, el norte de África y Asia. Hollingworth murió el pasado 10 de enero, con 105 años, en Hong Kong, donde residió durante las últimas cuatro décadas después de trabajar en Pekín como corresponsal en los años 70. Google dedica este martes un ‘doodle’ a una de las reporteras más reputadas de la historia, que hoy cumpliría 106 años.

Imagen del ‘doodle’ de este martes, dedicado a Clare Hollingworth / GOOGLE

Tanques alemanes en la frontera

Una semana después de empezar a trabajar en el diario británico ‘The Daily Telegraph’, la enviaron a Polonia para informar sobre la creciente tensión en el centro de Europa. Era finales de agosto cuando la periodista se instaló en un hotel de la localidad polaca de Katowice. Una vez allí, Hollingworth se aventuró sola a cruzar la frontera polaco-alemana para ir en bursca de refugiados. Para ello, le pidió el coche al cónsul británico ya que solo podían cruzar de un país a otro los vehículos de diplomáticos. En su camino de vuelta, el viento le echó un cable al levantar el camuflaje que ocultaba los tanques alemanes, que estaban preparados para un ataque inminente. La periodista fue testimonio del dispositivo militar nazi. La noticia apareció sin firmar en el diario del 29 de agosto con el titular ‘Mil tanques concentrados en la frontera polaca’.

La guerra empieza

Días depués, durante la madrugada del 1 de septiembre de 1939, en su alojamiento en Katowice, Hollingworth vio con sus propios ojos el avance de las tropas alemanas, cuando un ruido estremecedor la levantó de la cama. Era el sonido del bombardeo nazi y del fuego antiaéreo contra los caza alemanes. La guerra había empezado. Llamó a sus compañeros del ‘Daily Telegraph’ para contarlo y, al ver que no se lo creían -decían que la negociación seguía abierta-, sacó el teléfono por la ventana para que ellos mismos oyeran el bombardeo. El testimonio de Hollingworth fue el primero que recibió el Ministerio de Relaciones Exteriores británico sobre la invasión de Polonia por los nazis.

Ayuda a los refugiados

La biografía sobre la periodista publicada hace unos años por su sobrino Patrick Garrett, revela que, antes del inicio de la segunda guerra mundial, Hollingworth estuvo en Polonia ayundando a refugiados. Desde una especie de oenegé, la periodista travajó en la evacuación de más de 3.500 refugiados políticos y judíos al Reino Unido, lo que le hizo ganarse el apodo de la ‘Pimpinela Escarlata’ entre la prensa británica.

Clare Hollingworth, en su 105 aniversario / AP

Reconocimiento y premios

Aventurera y siempre con el pasaporte a mano, fue una de las pioneras del reporterismo de guerra, cubriendo muchos de los conflictos del siglo XX. También fue la primera persona en entrevistar a Mohammed Reza Pahlavi, el shah de Irán. Audaz en su enfoque informativo, cosechó muchos premios durante su trayectoria. En 1962 fue nombrada ‘mujer periodista del año’ por su información sobre de la guerra civil en Argelia. Más tarde, en 1982, fue nombrada Oficial de la Orden del Imperio británico por su trayectoria periodística. A lo largo de su carrera escribió cinco libros en los que narra parte de sus vivencias en zonas de conflicto.

La autoestima en los adolescentes afectados de TDAH

La autoestima en los adolescentes afectados de TDAH

Un 40-80% de los afectados en la infancia presentara TDAH en la adolescencia. La educación de un adolescente con TDAH es un verdadero reto pues la mayoría de ellos no responden a las recompensas y castigos ni aprenden de sus errores en la misma medida que los adolescentes sin TDAH. En los adolescentes aumenta considerablemente la necesidad de autoestima.

Los estudios califican a esta edad como una etapa de turbulencia, una etapa difícil en los problemas personales. Es una etapa difícil para los adolescentes y también es una etapa difícil para las personas que les rodean. Los adolescentes se enfrentan a problemas personales como asumir su imagen corporal y a una continua búsqueda de la identidad personal y se enfrentan también a problemas sociales.

TDAH ADOLESCENTES AUTOESTIMA

Uno de los períodos más críticos para la formación de una correcta autoestima es la adolescencia pues sabemos que es cuando la persona necesita hacerse con una firme identidad, es decir, saberse individuo distinto a los demás, conocer sus posibilidades, su talento y sentirse valioso.

Un adolescente con una buena autoestima aprende más eficazmente, desarrolla relaciones mucho más gratas, está más capacitado para trabajar productivamente y ser autosuficiente, actuará independientemente, afrontará nuevos retos con entusiasmo, tolerará bien la frustración.

Gloria Marsellach Umbert en su artículo “La autoestima en niños y adolescentes” afirma que la autoestima puede desarrollarse convenientemente cuando los adolescentes experimentan positivamente cuatro aspectos o condiciones bien definidas: 

1. Vinculación: resultado de la satisfacción que obtiene el adolescente al establecer vínculos que son importantes para él y que los demás también reconocen como importantes.
2. Singularidad: resultado del conocimiento y respeto que el adolescente siente por aquellas cualidades o atributos que le hacen especial o diferente, apoyado por el respeto y la aprobación que recibe de los demás por esas cualidades.
3. Poder: consecuencia de la disponibilidad de medios, de oportunidades y de capacidad en el adolescente para modificar las circunstancias de su vida de manera significativa.
4. Modelos o pautas: puntos de referencia que dotan al adolescente de los ejemplos adecuados,  que le sirven para establecer su escala de valores y sus objetivos  propios.

Es necesario ajustar las expectativas, hay que aceptar al adolescente tal y como es, con sus virtudes y defectos. Muchas veces actúan como si fueran más jóvenes de lo que son  según su edad y parecen menos maduros al aceptar responsabilidades, completar tareas, seguir órdenes o regular sus emociones.

Sirve de gran ayuda a los padres de adolescentes con TDAH dejar pasar un tiempo para tratar los problemas y hacerlo en frio sin culpabilizar ni perder el control. El adolescente con TDAH sigue necesitando que se le revise su trabajo escolar y esta supervisión  debe ajustarse a su capacidad de responsabilizarse y organizarse.

El no tener una autoestima positiva puede llevar a la adolescente con TDAH  a tener más probabilidades de abuso de drogas y trastornos emocionales

Bibliografía:

Mª. Ángeles Pérez Montero y Francisco Javier Rodríguez Laguia. La importancia de cuidar la autoestima

Trastorno por defici de atención e hiperactividad. Alberto Fernandez jaen y Beatriz Calleja Perez

  • Ayuntamiento de Santander
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • Nubily
  • Foramen
  • Balneario de Puente Viesgo
  • Laboratorios Janssen
  • Gobierno de Cantabria-Consejería de Educación
  • Obra Social La Caixa
  • El Diario Montañes
  • Glezco
  • Nubily
  • Foramen

Carta abierta a los padres que se preocupan por que mi hijo vaya a clase con sus hijos

BLOGS

Carta abierta a los padres que se preocupan por que mi hijo vaya a clase con sus hijos

No me cabe ninguna duda de que estás al tanto de los servicios especiales, el apoyo y la ayuda extra que recibe mi hijo.

 25/08/2017 07:39 CEST | Actualizado 25/08/2017 07:39 CEST

Escrito por Amanda Morin

A los padres que se preocupan por que mi hijo vaya a clase con sus hijos:

Me he enterado por una amiga en común de que fuiste por ahí preguntando si mi hijo estaba en la misma clase que el tuyo. Me pregunto por qué mi móvil no estaba a rebosar de mensajes del tipo “¿en qué clase está?”, como suele ser habitual después de que nos manden un mail con la nueva distribución de las clases.

En realidad no me importa no recibir mensajes. Pero sí que me importa que vayas preguntando a otras personas en vez de a mí.

Lo dudo mucho, pero a lo mejor lo preguntabas porque querías que mi hijo fuera el mejor amigo del tuyo durante el próximo curso. Me encantaría que fuera por eso, porque a mi hijo le cuesta mucho hacer amigos y admira mucho al tuyo. O a lo mejor es que sabes que tengo mucho sentido del humor y que te lo pasarías bien conmigo cuando quedáramos todos en el parque.

Sin embargo, no me cabe ninguna duda de que estás al tanto de los servicios especiales, el apoyo y la ayuda extra que recibe mi hijo. Estoy bastante segura de que sabes que a veces se pone a gritar y tiene que marcharse de clase cuando se emociona demasiado. Estoy segura de que los demás niños les han hablado a sus padres sobre el plan de intervención de conducta de mi hijo y de que la información ha ido de boca en boca.

Me duele porque no es más que un niño y se esfuerza todo lo que puede. Me duele porque tiene mucho que ofrecerle al mundo y mucha amistad que compartir con tu hijo.

Así que a lo mejor preguntabas por el profesor que le había tocado porque te da miedo que pueda estar en la misma clase que tu hijo. Conozco a algunos padres a los que les preocupan las consecuencias que puedan tener las clases inclusivas. Les preocupa que sus hijos no aprovechen las clases porque el profesor pasa demasiado tiempo con alumnos como mi hijo. También les preocupa que el nivel de exigencia sea menor o que sus hijos imiten ciertas “conductas”.

Entiendo este tipo de preocupaciones. Nos asusta todo aquello que no conocemos o que no comprendemos. Pero no lo vas a entender si no le preguntas a la persona adecuada. Y esa persona soy yo.

Así que pregúntame. Mándame un mensaje, llámame por teléfono; habla conmigo a través de la vía de comunicación que prefieras. Pero acércate a mí y pregúntame: “¿En qué clase está tu hijo?”.

Si quieres saber si mi hijo está en la misma clase que el tuyo porque no quieres que sea así, no te voy a mentir: me duele. Me duele porque no es más que un niño y se esfuerza todo lo que puede. Me duele porque tiene mucho que ofrecerle al mundo y mucha amistad que compartir con tu hijo.

Pero también me enfada, porque me preocupa que tu hijo te haya oído preguntar por el mío. Creedme, no soy perfecta, y muchas veces he dicho cosas que no debería haber dicho delante de mis hijos. Y por eso me preocupo. Sé lo difícil que es recular una vez que has dicho algo que te gustaría no haber dicho.

¿Y si nuestros hijos tienen intereses comunes y están destinados a ser mejores amigos? ¿Y si tenemos un montón de cosas en común y podríamos ser íntimos amigos? ¿Y si tu hijo está sufriendo y yo sé cómo darle lo que necesita?

Pero, sí, he recibido el correo del colegio. Y no sé si mi hijo está en la misma clase que el tuyo porque no sé qué profesor tiene tu hijo. Sé con qué profesor le ha tocado a la hija de una amiga mía, porque me lo contó cuando me dijo que tú estabas preguntando por mi hijo.

Espero que podamos mantener una conversación, de verdad, porque me encantaría hablarte más de mi hijo. Espero que nuestros hijos estén en la misma clase porque así el tuyo podrá ver lo bueno que es el mío. Y también me gustaría conocerte mejor.

Mándame un mensaje y hablamos.

—Amanda

Este post apareció originalmente en Understood.org, fue publicado posteriormente en el ‘HuffPost’ EEUU y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!