Diamantes Malditos

La maldición del Diamante Azul

Erase una vez un monje que cometió el mayor sacrilegio pensable, robar uno de los ojos de la estatua de la diosa Sita. Cuenta la leyenda que tal acto trajo consigo la maldición al ladrón y a todos los que en algún momento poseyeran el diamante robado a Sita.

La historia empieza donde la leyenda termina y el nombre de Tavernier es el primer registro que se tiene en Occidente de la maldición de la joya. Tavernier era un comerciante francés que adquirió la joya aunque no se sabe de quién. Tavernier murió de frío y su cuerpo fue encontrado devorado por las alimañas.

Antes de su muerte había vendido el diamante al rey Luis XIV, que murió de gangrena. La joya pasó a la Princesa de Lamballe, que murió linchada. Luego lo obtuvo Luis XVI, aunque lo lucía María Antonieta, y ambos murieron en la guillotina.

La maldición persistió con independencia del continente al que viajara la joya o la personalidad de su dueño. Suicidios, asesinatos, accidentes, demencia o alguna otra desgracia ponía fin a la vida del propietario.

Solamente cuando su último dueño falleció, víctima de un ataque al corazón, y el diamante fue donado al Museo de Historia Natural del Smithsonian, la maldición cesó.

Según Wikipedia, esta es la lista de los propietarios del diamante y la manera en la que murieron.

1. Jean-Baptiste Tavernier (1689): muerto de frío y medio devorado por las alimañas.
2. Nicolás Fouquet (1680): en prisión.
3. Luis XIV (1715); gangrena.
4. Princesa de Lamballe (1792): linchada.
5. Luis XVI y María Antonieta (1793); decapitados en la Revolución francesa.
6. Catalina la Grande (1796): apoplejía/infarto.
7. Wilhelm Fals; asesinado por su hijo Hendrik.
8. Hendrik Fals (1830): suicidio.
9. Jorge IV (1830): locura.
10. Francis Beaulieu: hambre.
11. Henry Philip Hope (1839):
12. Henry Thomas Hope (1862):
13. Jacques Colot (1904): suicidio por problemas mentales.
14. Lorens Ladue: asesinada por su amante Iván Kanitowski.
15. Príncipe Iván Kanitowski: asesinado por revolucionarios.
16. Subaya Hamid (1908): asesinada por su esposo:
17. Abdul Hamid II: depuesto en 1909 por la sublevación militar de los Jóvenes Turcos.
18. Simón Montarides y familia: su carruaje cayó por un precipicio.
19. Vincent McLean (1938): atropellado.
20. Ned McLean (1941): locura.
21. Elizabeth McLean (1946): sobredosis.
22. Evalyn Walsh McLean (1947): morfinomanía
23. Harry Winston (1958): ataque de corazón.

Sea realidad, coincidencia o leyenda, la supuesta maldición asociada a un diamante no es exclusiva del diamante azul. Además de este (también llamado diamante Hope o Tavernier) existe otra asociada al diamante Negro (o diamante Orlov), también robado por un monje y cuya maldición dicen causó la caída de los zares, propietarios de la joya.

Otro más, el diamante Koh-i-Noor (Montaña de luz) viene acompañado de leyendas y maldiciones. El que fuera en su día el diamante más grande del mundo fue, según la tradición bajado del cielo por el hijo del dios Sol que lo entregó al Gran Mongol. El primer registro de la maldición , y de la existencia del diamante, data de 1306 y dice que aquel que sea el dueño del diamante lo será también del mundo, y también de todas sus desgracias. Solamente una mujer o un Dios están a salvo de la maldición.

El diamante, hoy propiedad de la Corona Inglesa, es parte del tesoro y puede ser visto por el público en la Torre de Londres.

Fuentes: Wikipedia Fotos: Wikicommons

Anuncios

2 comentarios sobre “Diamantes Malditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s